¡Filosofía de vida con José María!

¡Viernes de entrevista! Y es que estamos celebrando este 19 de marzo con toda la ilusión del mundo 🧓🌏 

Ya sabéis que los abuelos son nuestros “segundos padres” por sus consejos, cariño y su forma de cuidarnos. Por eso mismo no he perdido la oportunidad de entrevistar a José María, un hombre gaditano de 86 años que tiene claro que “el amor no es altruista, siempre lo espera todo” 💖

Es filósofo y reconoce que tuvo la suerte de estar casado con la mujer más bella de todas. Su historia de amor es tan 😍

¿Queréis saber por qué? 👇

AUA: José María, ¿qué nos puedes contar sobre ti?

José María: Nací en Cádiz hace 86 años, nada más y nada menos, estudié filosofía y letras y me he dedicado casi toda mi vida a preparar a los novios para el matrimonio por la iglesia católica, entre otras cosas. Me gustaba mucho realizar esta labor ya que me permitió trabajar junto a mi pareja más de 40 años. Además, los impartimos en Las Palmas de Gran Canaria, donde viví con la mujer más guapa de todas y mis seis hijos.

 Y, en mi vida profesional, a pesar de estar licenciado, hice oposiciones a agente de aduanas y abrí mi propia agencia. 

AUA: ¿Cómo describirías la relación que tuvo con su señora?

José María: Mi mujer es la mujer más guapa que Dios ha creado en la tierra. Yo siempre digo que es la maravilla de las maravillas. A pesar de su belleza, yo me enamoré de mi mujer por su profunda alegría y por ver siempre lo mejor en los demás. Esa bondad natural me hizo enamorarme locamente de ella. Mi amor hacia ella ha sido lo más grande y, por ello, escribí un libro llamado Elena, regalo de Dios.

AUA: Sé que tienes una vocación por la religión muy grande, ¿de dónde te viene?

José María: Yo creo que, quizás, por mi madre. Ella era protestante porque su familia era sueca, pero acabó en Cádiz y se convirtió al catolicismo antes de casarse con mi padre. Ella fue muy responsable y nos educó en los marianistas. Además de eso, en el colegio me inculcaron el amor a la virgen y a la iglesia. Fui congregante de la Inmaculada y eso siempre me marcó muchísimo ya que la devoción a la virgen es una forma de vivir el cristianismo. 

También, durante toda mi vida, tuve la preocupación de hacer algo sin recibir nada a cambio porque creo que el hombre con su trabajo tiene que ayudar a hacer algo por los demás.

AUA: Como sabrás, este viernes es el día del padre. ¿Cómo definirías ser un buen padre?

José María: Bien, ser un buen padre es bastante sencillo en un buen matrimonio. El hogar no es tener dos coches, un yate o una segunda casa. El hogar es el amor de los padres dentro de donde crecen, viven y se educan a los hijos. La familia, para mí, es importantísima. 

Quiero recalcar, además, que el corazón no se suele educar, y eso es lo más importante del hombre.

AUA: ¿Cómo consideras que es la relación con tus hijos?

José María: De todo ha habido, como siempre. Pero lo que sí les guardo siempre es un profundo amor en mi corazón, y la mayor gratitud y deseo de ayudarles siempre en todo lo que pueda. 

AUA: ¿Cuál es el recuerdo más bonito que tienes con ellos?

José María: Aparte del día en el que mi mujer y yo hicimos nuestras bodas de plata, cada año, en navidad, siempre nos reunimos toda la familia en la finca que tenemos a las afuera de Las Palmas, que se llama Trianon, como el nombre de la tienda de flores que tenía mi mujer. Todos los años nos hacemos una foto en los escalones de la entrada todos juntos. Es un recuerdo precioso, la verdad.

Y luego, evidentemente, los momentos de cariño y amor de las bodas de ellos y el nacimiento de mis nietos. No es un momento, son miles de momentos.

AUA: ¿Cuál dirías que es tu mayor logro como padre?

José María: Haberles dado una fe en cristo y un deseo de vivir en el amor de Dios. Creo que eso es lo mejor que les he podido dar. Después cada uno se lo ha tomado con más o menos fuerza, pero siempre irán acompañados de mi oración hasta el día en que me muera. Y, seguramente, también cuando esté en el cielo.

AUA: ¿Consideras que tienes algún asunto pendiente como padre con tus hijos?

José María: Quizás una entrega para olvidar las cosas que hayan podido pasar entre nosotros. Para mí el perdón es una de las formas más grande que tiene el hombre para asemejarse a Dios. Cuanto más perdonemos, más amamos.

AUA: Por último, y no menos importante, ¿cómo valorarías tu experiencia en Adopta Un Abuelo?

José María: Bueno, mi experiencia es maravillosa porque creo que estáis haciendo uno de los mayores bienes que se le pueden hacer a las personas mayores, que es el acompañamiento. El amor es dar cariño y que la otra persona se sienta querido y amado. ¡Eso es Adopta Un Abuelo!

Tengo además que agradecer a una personita maravillosa que se llama Susana, que es la que me llama, con la cual hablamos hasta media hora. Ha sido una relación preciosa y ese es el bien que hacéis y que debéis seguir haciendo: querer, querer y querer. Al igual que acompañar, acompañar y acompañar.

Como veis, José María es toda una persona llena de bondad hacia todo el mundo. Y es por ello que ha podido construir un hogar donde el amor es el protagonista.

Al igual que yo, tú puedes seguir aprendiendo a su lado y, para ello, tan solo tienes que pinchar aquí para empezar la relación más bonita de todas 💙

También te puede interesar

Menú