fbpx

Josefa, una artista de los pies a la cabeza

¡Ya estamos a martes! 🙌 ¿Tenéis las pilas recargadas para esta semana? Nosotros sí, y venimos muy fuertes con la entrevista de hoy.

Os voy a contar la historia de nuestra superabuela Josefa, una mujer de 70 años conocida en España como una de “las chicas del cable” por su labor en la empresa Telefónica 📞 Además, siempre ha sido muy dada a que ninguna historia de amor saliera mal, por eso mismo no le importaba poner especial atención en las conversaciones e intervenir si era necesario 😂

Y si esto os parece poco, deciros que me he enterado, en vivo y en directo, que conoció a su marido a través de la aplicación Badoo 😱 Sí, sí, toda una experta en tecnología, ya que como ella misma dice, “en mi casa la tecnología está en todos lados”. Además, usa TikTok, YouTube y todo lo que se le ponga por delante.

Pero no os cuento más… ¡Adelante con Josefa! 😍

AUA: ¿Quién es Josefa?

Josefa: Yo soy una mujer nacida en Sevilla, tengo 70 años y desde que tuve 21 me casé y recorrí toda España automatizando el teléfono para que nadie tuviera que hablar a través de la telefonista, sino como actualmente hacemos. Eso es lo que se llama el cable óptico. Pero, cuando llegué a Cataluña, ya estaba todo modernizado, así que pidieron que me quedara con la intención de que, si se rompía algo, pudiéramos arreglarlo. Decidí estar en Mataró porque tenía playa desde los 22 años hasta día de hoy. Y, bueno, pues me gusta esto de Cataluña porque tengo un piso que está muy bien, aquí tengo a mi familia y me he casado por segunda vez. Ven, Evaristo, que te voy a presentar (nos presenta a su marido en directo).

AUA: ¡Contadme vuestra historia de amor!

Josefa: Él es francés, lo conocí por la aplicación de Badoo y llevamos juntos 11 años. Resulta que yo me separé y pasaba mucho tiempo con mis amigas. Y ellas un día me dijeron que me abriera cuenta en las aplicaciones para buscar personas, pero no para rehacer mi vida, sino para conocer amigas, amigos… ¡y así lo hice! 

Él trabajaba en el circuito de Montmeló y se hospedaba en casa de un primo en Mataró. Y este le dijo a Evaristo que si le podía buscar a alguien por Badoo, a lo que Evaristo respondió “bueno, te busco a alguien”. Y, entonces, cada vez que le escribía una señora, Evaristo le daba el contacto de su primo. 

Y un día, cuando él ya estaba en Málaga, se encontró con un mensaje mío en el que yo le decía “hola”. Acompañando el mensaje, vio que yo salía con una fotografía en la que aparecía montada encima de una moto con una melena larga y muy delgadita. Y, cuando él la vio, supongo que diría “ojú, qué pedazo de moto. Esta es mi motera” (risas). Entonces hablamos.

Y nada, un día se le rompió el ordenador y tardó un mes en ponerse en contacto conmigo. Y yo decía, pues ya está, si me llama bien y, si no, nada. Hasta que me preguntó, ¿quieres que nos conozcamos? Y yo, lógicamente, le dije que sí. Y cuando nos conocimos pues… fue una dicha. Es más, ¡es muy fácil vivir con él!

Antes cuando estaba casada tenía todo lo que quería y ahora tengo todo lo que necesito.

AUA: Has sido una de las chicas del cable, ¿te has metido alguna vez en una conversación ajena? 

Josefa: Sí, te voy a contar. Teníamos un panel con unos agujeritos y una pinza que metíamos donde se encendían las luces, que significaba que los abonados estaban en espera de una llamada con una población en concreto. Y yo, tras conectarlos, me quedaba al teléfono, pero para asegurarme de que la conexión se hacía perfectamente y ya los dejaba hablar solos.

Y, eso sí, yo me metía en conversación cuando veía que era una pelea de enamorados. Yo echaba una clavija hacia atrás en la que escuchaba todo, pero ellos no me escuchaban a mí. Y, si quería meterme en la conversación, movía la forma de la clavija y solo me escuchaba quien yo quisiera; o él o ella. Entonces, una vez él le decía a ella, “anda, mándame besitos y no te enfades, mujer”. Y ella no quería. Entonces la aislaba, me metía en la conversación y le decía a él “muak, muak, muak” y ya volvía a conectar a ella en la conversación. Y después hacía lo mismo pero al contrario, le daba besos yo a ella. Y hasta que no se arreglaran yo no cortaba (risas).

Yo me lo pasaba muy bien.

AUA: Te sabías los nombres de todos los pueblos de España, ¿qué hiciste para aprendértelos?

Josefa: Pues por una profesora, una compañera de Telefónica que ya se jubiló y pensó que era buena idea ayudar a las chicas que entraban a trabajar. Y, nada, nos enseñó todo lo que nos iban a preguntar en el examen de acceso, ya que nos ponían un mapa en blanco de España y teníamos que saber los pueblos, localizarlos en el mapa… 

Yo por ejemplo era de Sanlúcar la Mayor y allí se habla con la Z. Entonces mi padre me oyó hablar y le dijo a mi madre: “la niña no puede entrar hablando así a Telefónica”. Y tuve que ir a Sevilla capital para que se me entendiera. Para ello, el pobre de mi padre tuvo que bajar de categoría, ya que también trabajaba en la empresa de telefonía, para que yo pudiera acceder a la compañía. Y nada, muchos codos y mucho tiempo de estudio ya que él se había sacrificado por mí. Lo único que hice en todo el tiempo que estuve en Sevilla estudiando fue ir a un concierto del Dúo Dinámico.

AUA: Sé que te gusta cantar y que tienes un vídeo en YouTube, ¿quién es tu cantante favorito?

Josefa: He tenido varios a lo largo de mi vida. El primero fue el Dúo Dinámico, después Julio Iglesias, al que tuve la suerte de conocer en Barcelona porque me colé y me inventé que estaba embarazada para que no me empujaran ni me echaran (risas).

Más adelante, cambié y me hice fan de los Beatles, los Ecos del Rocío y Whitney Houston en El Guardaespaldas. Y ahora, como mi marido es francés, escucho muchas canciones de allí (empieza a cantar la vie en rose).

AUA: ¿Y con respecto a tu vídeo cantando en YouTube?

Josefa: Yo no me hice canal de YouTube. Yo me hice la camiseta de España con la bandera española. Entonces yo pertenecía a un grupo de militares y me aprendí una letra, la canté y me dijo la que hizo el grupo “te he puesto en YouTube”. Y, aunque no me vi nunca, el otro día Facebook me recordó que ya han pasado cinco años desde que la canté (risas).

AUA: ¿Es verdad eso de que tienes TikTok?

Josefa: Yo lo que tengo es mucho tiempo libre y, cuando aprendí catalán, pues me apunté también a un curso sobre ordenadores. Y un día, cuando mis amigas me dijeron que sus nietas tenían TikTok, me bajé la aplicación y, nada, por ahí lo tengo. Me llamo @abuela_mariajose

Aquí en mi casa la tecnología está en todos lados: tengo Amazon, Netflix, televisión tres dimensiones, una máquina que oxigena el agua, otra que purifica el aire, presoterapia… vamos, esto es como un centro de rehabilitación.

AUA: ¿Cómo ha sido tu experiencia con Adopta Un Abuelo?

Josefa: A mí me preguntaron si quería que me llamara una chica para hablar. Yo dije que sí, por supuesto, porque a mí me encanta charlar y, aunque hablo con mi marido, me faltaba conectar con alguien más. Y me llamaron desde Málaga, en concreto Natali Isabel, mi voluntaria que trabaja en la radio hablando de deportes. 

¡Fue creciendo una amistad tan bonita que, en fin de año, me presentó a su madre! Fue a través de una videollamada. 

Esto de que me llame alguien que no me conoce, y me dé ánimos, me ha hecho mucha ilusión.

Para acabar esta entrevista, y como no podía ser de otra forma, os dejo su famoso vídeo de YouTube donde lo da todo cantando 👇

Desde luego que Josefa ha sido un descubrimiento. Una abuela completa con tantas historias que me ha sido imposible poner todas las que me ha contado tras la charla tan divertida que hemos mantenido. Pero, si tú también te has quedado con las ganas de conocer más, no te lo pienses e interactúa con ella pinchando aquí 💙

También te puede interesar

Menú